Alicia y los ángeles

Dime madre, cómo explico glaucos sus ojos
arpegios de bosque su mirada perdida?
tómala en tus brazos, despacio…
no la inquietes
ella es de mí la minúscula aguja de plata
bordando cielos en chiffón de Madagascar
aterida
de escandalosos sueños prohibidos,
ah, me recuerda el graznido del águila
las cumbres del Himalaya
inexploradas,
los mercados de Siria
las calandrias de algún jardín sobre las margaritas,
y también
las paredes rotas en casa del abuelo.
¿Cómo no correr subterráneos de mundos con ella?
Te acuerdas, madre,
tía Hitke mecía una cuna jamás terminada,
balcones de cielo sin ángeles, mudos…
y Alicia se miraba, nos miraba
espejos biselados de piedra
llamando en silencio…
llamando el tren de las alas perdidas
interrumpido tren de mi infancia, que pena…
Alicia de mí en mí coleccionaba imágenes
estampitas de ángeles de amor,
delgados papelitos
como pétalos con aire de lluvia,
pero, la casa de mi corazón te nombra, madre,
sin corderos blancos
ángeles, como en los ojos de Alicia,
no muerdo silencios junto a los espejos guardados. Te extraño.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Licencia de Creative Commons RosaBuk2008

2 thoughts on “Alicia y los ángeles

  1. Hola Maya aquí visitando a tu mami, mi querida Rosy para dejarle un beso mientras disfruto de su bellísima poesía.

  2. Maya y Leandro un beso para ustedes mientras disfruto la magia de la poesía de mi querida Rosy… gracias por mantener este lugar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *